¿Qué es la Psicología del Desempeño y cómo te ayuda a mejorar tus resultados?

Más logros, menos pensamientos

Entrenando tus pensamientos, respiración, manejo corporal y neuronal; aprenderás a retomar control de todas tus habilidades para encausarlas hacia tus logros personales.”

Estamos convencidos de que el principal obstáculo para alcanzar nuestras metas personales, somos nosotros mismos. Nosotros somos creadores, diseñadores de nuestras propias vidas, y generamos todo lo que nos ocurre alrededor.

Ésta es la visión de Yolístico y la Psicología del Desempeño. Existe una trama detrás de nuestros conflictos personales, que nos hace vivir de forma limitada, debido a que todas nuestras cualidades residen en un espacio al que para acceder, es importante eliminar los obstáculos mentales que se manifiestan en forma de pensamientos negativos, o pensamientos que estorban, distraen, presionan  y limitan.

Tu modelo de sabotaje es la manera en que tus emociones fuera de control, y tus pensamientos negativos, se presentan en el momento menos adecuado…justo cuando menos deberías de dudar de tí, ahí aparecen como una sombra que te impide avanzar.

La mente es un factor clave en el proceso del desarrollo del desempeño: un pensamiento desata una turbulencia emocional, neurológica y fisiológica (estrés). Es vital darnos cuenta que somos dueños y generadores de nuestros propios pensamientos; y que éstos a su vez, generan las acciones que conforman nuestra vida.

 

PERO POR QUÉ NOS SABOTEAMOS

“Sabes por qué tienes miedo ahora? Porque en tu cabeza está teniendo lugar una conversación. Éste diálogo interno determina nuestros éxitos y fracasos. Son pensamientos negativos que albergas lo que hacen que desaparezca tu habilidad física para pasar por la tabla. Si te enfrentas a cualquier situación de la vida lleno de dudas e inseguridades, tus oportunidades de salir victorioso serán menores.” – Lair Ribeiro.

Bien habla éste mismo autor de la forma en que los valores que integramos desde la primera infancia, permanece con nosotros durante toda la vida y que es necesario limpiar nuestras memorias y hacer casi un “reseteo” de nuestras creencias , puesto que estas son decisivas en las posibilidades de conseguir cualquier cosa.

Una trama intrincada que se puede detener.

Es una trama intrincada que habita en nuestro interior, y de la cual existen muchas formas de utilizar nuestros recursos, conocernos completamente, y restaurar nuestra forma de desarrollarnos con el mundo, a fin de ser más exitosos, plenos y capaces.

Podemos repetir patrones de acciones, que traerán resultados distintos a los que estás  realmente buscando. Así, dudamos de nosotros mismos, distorsionando la realidad de nuestras propias habilidades, capacidades, y dones. Éste camino se convierte en un círculo vicioso de fracasos y fatiga. Además de ser desgastante, resta la capacidad de tomar decisiones asertivas en pos del uso de todos nuestros recursos para obtener logros.

Este complejo proceso es lo que llamamos: sabotaje personal, y es mucho más común de lo que parece.

Dicho de este modo; si pensamos que el mundo es una amenaza, el cerebro necesitará afirmar esa creencia, buscando amenazas alrededor para confirmarla: ya sea en el trabajo, en el hogar, en nuestras relaciones interpersonales, ¡en todos ámbitos!

Moldea tu nueva forma de pensar

Tanto si crees que lo lograrás, como si no lo crees, probablemente estarás en lo cierto. Es decir que el miedo y las preocupaciones son los principales obstáculos para el éxito. Éstas reacciones mentales, emocionales, y conductuales, son las que producen el sabotaje, con todos sus matices diversos y múltiples posibilidades. Es la manera en que nos metemos el pie con todos estos mandatos colocados en el subconsciente, aparentando que los podemos ignorar o simplemente dejar pasar.

Es decir que, mis acciones y pensamientos de ahora, configurarán el futuro, lo cual es maravilloso porque quiere decir que entonces uno puede moldear su destino en base a sus acciones en el presente, y es un gran poder que reside en nosotros.

Cabe recalcar que la única forma de lograrlo, es dándose a la labor de interiorizar. Para dominar nuestra mente, primero hay que conocerla y entender cómo funciona, poder ver mis propios mapas mentales, como si yo fuese otro sujeto, mirándolos en perspectiva.

Esto se llama autoconocimiento y se da a través de la enorme plasticidad cerebral que el ser humano tiene, que el destino es moldeable momento a momento.

BIBLIOGRAFÍA:

Ricoeur, Paul. El sí mismo como otro. Traducción de Agustín Neira Calvo. Siglo XXI. Madrid, 1996.

Ribeiro, Lair. LA PROSPERIDAD Participa De La Abundancia Que El Universo Pone a Tu Alcance. Urano. España, 2000.

Tommasi, Tatiana. La Psicología del Desempeño. Editorial Yolístico . México, 2016.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.